Lotty Castillo, Directora Centro de Imagen Protocolo & Estilo expresó que en el mundo de los negocios, viajar es una constante. La conquista de nuevos mercados y la necesidad de ampliar nuestra red de contactos hace indispensable que el ejecutivo de hoy acuda a ferias, congresos, tours comerciales o ruedas de negocios fuera de su ciudad. En ese sentido, estar preparado en todos los aspectos es fundamental, siendo la maleta uno de los puntos a tener en cuenta.

Cuando asistimos a este tipo de eventos internacionales, sabemos de antemano el cronograma de actividades académicas, protocolares, sociales y de negocios. Sin embargo, puede haber sorpresas en el camino y surgir oportunidades de reunión en los lugares menos esperados.

Si el viaje es de 4 a 5 días, la maleta del ejecutivo debe tener, por lo menos, las siguientes prendas: un sastre color negro o azul marino y su respectiva camisa blanca. Muy importante para los eventos formales y de gala.  Un saco sport o blazer azul o negro, el cual se pueden combinar con pantalones color caqui o gris. Dos o tres camisas casuales para armar diferentes outfits. Un sobretodo o abrigo para climas fríos, además de una chalina de lana o alpaca.

En lo que se refiere a los accesorios, un par de zapatos negros con agujetas y un par de mocasines color vino, marrones o color suela serán lo correcto. Dos o tres corbatas para intercambiar también vienen bien. Recordar que las correas tienen que hacer juego con los zapatos y que las medias deben ser del color de los pantalones o zapatos. No olvidar unos buenos lentes de sol.

Un consejo a tener en cuenta es el de llevar una buena pijama con su respectiva bata y pantuflas. Uno nunca sabe si surge una reunión de emergencia en la habitación o, si por mala suerte, cae enfermo, y tiene que recibir visita durante su estadía. ¡Mucho cuidado!

Considerar, también, ropa de deporte, aunque no lo practique, y una buena ropa de baño. Suele suceder que esa persona que desea conocer esta de reunión en reunión y que la única oportunidad que se tenga para acercarse a él sea el gimnasio o la piscina del hotel. Sería lamentable perder esa oportunidad por no contar con las prendas adecuadas.

Muchos pensarán que si surge un imprevisto como los mencionados en los párrafos anteriores podrán ir de compras cerca del hotel y resolver así el problema. El tema es que puede tocarles un hotel fuera de la ciudad y sin acceso a tiendas, por lo que lo más aconsejable es llevar todo en la maleta.

Recordar que su imagen personal es parte de su tarjeta de presentación y que la maleta del ejecutivo viajero debe ser una herramienta que facilite el vestir diario del ejecutivo durante ese importante viaje de negocios.

Como consejo final, no olvidar contar con un neceser, muy bien organizado, con todos sus implementos de arreglo personal y otro con medicinas; ropa interior adecuado al clima, un porta corbatas, para no maltratar este importante accesorio y de lleva un buen carry on y maletas de calidad. ¡Todo es imagen!