Un hombre que cuida su imagen sabe que el perfume es un complemento esencial para su día a día, no solo porque lo refresca, sino porque a través de él puede expresar su personalidad y estilo. Escoger el adecuado puede no ser una tarea fácil y dependerá del gusto del caballero y el uso que le dé.

Los perfumes se clasifican por su composición y por su grado de concentración. En el primer caso – clasificación según composición – tenemos cuatro tipos de perfumes: Los especiados, compuesto por especias orientales; los amaderados, compuesto por esencias de madera como ébano, cedro o sándalo; los cítricos, hechos con esencias de limón, naranja o lima y los aromáticos; y florales, hechos con esencias como el té de lavanda, menta o pachuli. Cabe resaltar que los dos primeros son perfumes intensos y de mucho carácter, perfectos para la noche; mientras que los cítricos y florales son frescos, alegres y vitales; ideales para el día o el verano.

Cuando hablamos de clasificación por grado de concentración o intensidad de aroma encontramos el Eau de Cologne, que cuenta con un grado de concentración entre 3% a 6%, Eau de Toillete con un grado de concentración de 7% al 15%, Eau de Perfum con grado de concentración a hasta el 20% y el más concentrado de todos, el Perfum, que va del 20% al 40%. Caber resaltar que a mayor concentración, mayor será el tiempo que queda el aroma en la piel.

En lo que se refiere al uso del perfume en sí, estos se deben colocar de los oídos, en la zona del cuello, los codos y la muñeca. También es adecuada la zona del pecho. Son partes del cuerpo donde impacta mejor el olor porque tienen mayor contacto con otras personas, por ejemplo cuando se acercan a dar un beso, la mano o un abrazo.

Los errores más comunes a la hora de usar un perfume son colocarlo sobre la ropa, no asearte antes de usarlo, aplicarlo sobre el desodorante, usar after shave con perfume y lo peor,  invadir con tu perfume el espacio de los demás, demasiado perfume no potencia tu imagen, lo que hace es repeler a los demás

Para finalizar esta nota compartimos con ustedes la ley universal del perfume: “A mayor concentración de esencias, menor es la cantidad de perfume que tienes que usar”.