Diciembre: época de brindis, intercambios de regalos y fiestas navideñas en la oficina. Tiempo de celebrar, agradecer por los logros obtenidos y de renovar nuestros compromisos para el año que se viene. Pero a pesar de que todas estas actividades sociales tienen un carácter festivo, no debemos olvidar de que se realizan en el ámbito de trabajo y es, por esa razón, que debemos cuidarnos de no cometer errores que minen la imagen profesional que durante todo este año hemos construido a base de esfuerzo y trabajo.

En principio, hay que considerar a qué tipo de evento nos están invitando.  Si es de día o de noche, si es comida o coctel, si se realiza en la oficina o en un local especial. Saber quién asistirá es importante. Una cosa es que estén invitados sólo nuestros compañeros de oficina y otro que asista toda la directiva, clientes importantes y personalidades del entorno social de la empresa.

En ese caso hay que tener bien claro cuál es el dress code del evento. Si es coctel, los hombres vestirán sastre y las mujeres llevarán vestido. Si el evento es casual, un casual estructurado para hombres viene bien: camisa, blazer, pantalón de algodón. Los polos o jeans desprolijos no van, aunque se trate de un almuerzo campestre. En el caso de las mujeres, tener especial cuidado de no asistir con prendas demasiado provocadoras. Corbatas o accesorios navideños tampoco son de buen gusto.

Aprovecha este momento para departir y conversar con tus compañeros sobre otros temas que no sea el trabajo como la familia, las aficiones, los planes para el 2016. Evitar hablar mal de los colegas, quejarse de la empresa o hacer bromas de mal gusto. Se pueden herir susceptibilidades y generar discusiones indeseadas.  Respetar a las damas es imprescindible, no es el momento de flirtear.

No olvidar que tu jefe es tu jefe, dentro y fuera de la oficina. Guarda el respeto y la distancia que corresponde, aunque él sea el promotor de los agasajos y el más animado de la fiesta. No te confundas, los jefes siempre están observando.

Por más relajado que sea el ambiente, se debe tener especial cuidado con el trago. Evita situaciones incómodas que te harán pasar vergüenza y que podrían convertirte en la comidilla de todo el 2017. Un consejo, no vayas con el estómago vacío y bebe mucha agua.

Finalmente, considera estos eventos como una oportunidad para construir relaciones positivas con los compañeros y jefes. ¡A celebrar!